domingo, 19 de diciembre de 2010

Para cuando no estés



Y si suelto tu mano, volaras lejos.

Ya no respiraras de mi aire ni saborearas mi piel.

Todo se va poniendo frío, y no se que hacer.

Te arriesgas a quererme sabiendo que solo somos pasajeros en un reloj cuya arena va cayendo rápidamente.

No quiero extrañarte, no puedo ser débil. Me prometí no buscarte en mis pensamientos.

Tus hermosos ojos me compran; tu delicado y sofisticado acento me susurra sentimientos que tenia olvidados.

Eres una bella rosa creciendo en primavera, y yo solo un viejo árbol de otoño.

Que desamor, que desconsuelo, saber que ya nunca más te volveré a ver.

Te acordarás de mi alguna vez ? Lo dudo.

Para cuando no estés, el viento ya no traerá tu calor.

El frío de mi cuerpo será un acompañante a mi depresión que te recuerda.

A dónde caeré bajo este cielo tormentoso que humedece mi débil ser?

Ya no quiero saber de ti, ni verte en mis sueños, fotos o pensamientos.

Moriré siendo solo una cicatriz más en tu memoria.

Ojala desaparezcas de mis deseos y que un aura mística borre tu imagen de mi como si nunca te hubiera conocido.

Deseo que mi boca adquiera un sabor amargo para así olvidar tu dulce lengua que me atrapaba, y tus excitantes labios que me amaban.

Para mañana solo seremos sombras que se mezclaron por un momento.

1 comentario:

Nanou dijo...

"para mañana sólo seremos sombras que se mezclaron por un momento"

qué hermoso!
un abrazo enorme!